Grupo SENDA, en colaboración con la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) y la Asociación Estatal de Servicios Residenciales de la Tercera Edad (Aeste), organizó ayer, 21 de mayo, la jornada “Autoprotección en centros sociosanitarios”, un tema que suscitó mucho interés entre los asistentes, la mayor parte directivos y profesionales responsables de la seguridad y actuación en emergencias en residencias de mayores.

El encuentro, que fue patrocinado por Legal Planning, tuvo como objetivo aclarar cuáles son los protocolos para prevenir riesgos de seguridad en los centros residenciales y ofrecer consejos para actuar ante una emergencia.

Durante la inauguración, la presidenta de Grupo SENDA, Matilde Pelegrí; la directora del Departamento de Relaciones Laborales de la CEOE, Rosa Santos, y el secretario general de Aeste, Jesús Cubero, destacaron el valor que tiene el sector sociosanitario por razones demográficas e insistieron en la responsabilidad que tienen todos los profesionales que forman parte de él en la calidad y seguridad de las personas mayores que viven en los centros residenciales. En este sentido, la formación es fundamental para aprender cómo se debe actuar y adquirir una cultura de autoprotección en las empresas.

En la primera intervención, el responsable del Servicio de Prevención Mancomunado de Ilunion Sociosanitario, Pedro Pérez, explicó en qué consisten los protocolos de actuación en las residencias de Grupo y qué medidas tomaron para mejorar su autoprotección. La filosofía que aplicaron: la de mejora continua. En su opinión, la prevención de emergencias en las residencias requiere de máxima atención para evitar daños. Por tanto, dentro de la gestión de la autoprotección se deben tener en cuenta la organización, los recursos y la capacitación. “Si estos aspectos se gestionan bien seremos capaces de disminuir el tiempo de reacción y actuación y se reducen los daños.

A continuación, el CEO de Legal Planning, César Mayoral, indicó cuáles son las responsabilidades de los centros antes, durante y después de la emergencia. Para empezar, aseguró que las emergencias tienen un impacto en la marca y en la sociedad, y aclaró que todos los profesionales del centro participan y, por ello, tienen que estar concienciados y saber cuál es su papel. En este sentido, el plan de autoprotección puede ser de gran ayuda. No obstante, para que este plan sea efectivo se debe haber hecho un análisis de los riesgos. Además, es clave que se realicen revisiones continuadas y se actualice el plan en función de las necesidades.

Por último, el policía municipal de Alcorcón, Carlos Carretero, y el suboficial jefe del Área Operativa Formación y Logística del Servicio de Bomberos y Protección Civil, Raúl Esteban, profundizaron en la labor que realizan los equipos de emergencias externos al centro y comentaron la necesidad de una coordinación entre los titulares de la actividad, en este caso, las residencias de mayores, y la Administración Pública. Además, insistieron en la importancia de los simulacros y en la necesidad de que, en estas maniobras, participen todos los actores posibles, porque es un entorno real del que pueden aprender.

 

 

 

 

0

Leave a Reply